Soy Yeizzi

y este es mi blog

Sobre mi


LCDA. YEIZZI MARTÍNEZ

Entusiasta por las montañas rusas de la vida, poniendo siempre a Papá Dios delante del carrito. Quienes me conocen, dicen que en mi vida no hay días grises, pues siempre llevo la sonrisa, como mi mejor accesorio. Lo cierto, que, si los tengo, de hecho, he tenido días muy negros y aquí estoy. Las adversidades siempre están para hacernos más fuertes, solo eso. Mi motivación de compartir diversas vivencias, han sido las múltiples personas que día a día, buscan rayos de luz, en momentos negros. En un mundo de vidas perfectas fantasmas, aterricemos con nuestras vidas imperfectas, pero maravillosas. Valoremos cada instante, por bueno o malo que sea. Solo disfruta y vive cada día, ¡como si fuese el último!

Enjoy!

yougopanama


Huge


liaison


 

 

Hija de Papá Dios

Los Mensajes del Cielo

Cuando me inspiré y me entró la cosquilla de hacer un blog, tuve ciertas dudas en que “secciones” colocar, en las que de alguna manera pudiera conectar con las personas y que con mis vivencias y/u opiniones se sintieran identificadas y que nunca estamos solos.  Sobre esa base, se convirtió en un “must”, el tener un espacio para fortalecer mi fe, y por supuesto de quienes se motivan a leerme.

Cuando se da el bautismo en la Iglesia Católica, hay un rito que simultáneamente a la vestidura blanca, el Padre realiza.  Es el rito del Effetá.  Lo han escuchado?  Effetá, es una palabra aramea que significa Ábrete, y que fue pronunciada por Jesús al curar a un sordomudo.  El rito consiste en que el sacerdote traza la señal de la cruz, tocando los oídos y los labios de los niños para que puedan escuchar la Palabra de Dios y profesar su fe.  Entonces, ya lo entiendo todo.  

En tiempos en que se ven amenazadas las poblaciones, por la carencia de valores, se hace necesario ser reflejo y testigos del amor de Dios, a través de hechos.   Hace poco me encontré en redes, este mensaje:  Cuando estés angustiado, habla con Dios.  Él no te contestará con palabras, sino con hechos.  Y sin duda es así, solo tenemos que mantener esa comunicación, esa conversa constante con Él y estar alertas a sus mensajes.

Hace unos días, y a raíz de un sinnúmero de situaciones personales y profesionales, sentí que iba a reventar de la carga pesada y de la ansiedad por pasar tantos procesos, algunos de duelo, simultáneamente.  Y en medio de mi angustia inútil, voy hablando con Papá Dios, pidiéndole que me guiara y que en ese momento al menos me dijera si estaba exagerando mi situación o  que tenía que hacer.  Lo sorprendente, es que me mandó tres mensajes claros y contundentes, y se los comparto:

Mensaje 1:  Estuvo por tres días, buscando un gancho resistente para guindar la Corona de Navidad, en la puerta de entrada a la casa.  Encontré uno que podía soportar 3 libras.  Pusimos la Corona y se caía.  No aguantó el peso.  Como quiero todo de ya para ya, me fui nuevamente en mi búsqueda del gancho y encontré otro que soportaba 8 libras.  Al término de concluir las indicaciones, decía yo, fui a colocar la Corona y se volvió a caer.  Casi colapso de la impotencia y de la molestia, porque quería las cosas perfectas y rápido.  Hasta que me dije, no puede ser.  Esto tiene que funcionar.  Volví a realizar todos los pasos nuevamente, para guindar el gancho, todo al pie de la letra, y con mucho cuidado realice la prueba de fuego, guindar la Corona.  Y qué creen?  Aún la Corona está guindada! Esta vez si funcionó. 

Mensaje 2:  Me encontraba contestando correos, confirmando mi asistencia a un evento que se iba a dar al día siguiente, y al despedirme de la persona, le digo:  Gracias por todo y nos vemos mañana si Dios quiere.  La persona me contesta  “Así será!, Dios siempre quiere cosas buenas!

Mensaje 3:  Continuaba trabajando, buscando clientes para la Revista, con ánimos súper bajos, porque no había logrado al menos respuestas de si o no, y cuando estaba por cerrar la computadora, me llega un correo diciéndome, que estarían comprando una pauta de una página.  

Por supuesto, que le agradecí infinitamente a Papá Dios.  Contundentemente, me dijo “Ten paciencia, dedícate a hacer las cosas bien, que yo te acompaño y llevo tu carga, eso déjamelo a mi, que si haces el bien, siempre te irá bien”.  Creo que más claro no pudo ser.  Mi ansiedad bajó al punto de sentir paz.  Les confieso que a veces tengo crisis y me enredo en una angustia que no ha llegado, y peor aún, ni siquiera sé si la voy a vivir. 

 

El final es sencillo, entréguenle todo a Papá Dios, que Él se encarga.  De nuestra parte, sigamos compartiendo y contagiando el amor de Dios y su hijo Jesús, por todos nosotros. 

Comenta aquí







  • Wilmer Silva Publicado el 11/12/2017

    Excelente Post!

 

Formulario

Suscribete en mi Blog

 

Mis post más leídos...

...

La suma de mis 2 veces 19

Hija de Papá Dios

La suma de mis 2 veces 19

…si claro, hoy es uno de mis días especiales y favoritos!  Hoy, celebro en mi corazón el amor que...

1439 06/10/2017

...

Los Mensajes del Cielo

Hija de Papá Dios

Los Mensajes del Cielo

Cuando me inspiré y me entró la cosquilla de hacer un blog, tuve ciertas dudas en que “secciones”...

707 11/12/2017